[ Home ] [ Articles ]

Vol. 11(3), pp. 11-16The McAllen International Orchid Society JournalMarzo 2010

Peer-Reviewed Article
Effective Publication Date : 23-Mar-2010

Inflorescencias Anormales en Mesadenus polyanthus (Orchidaceae) Viviendo Bajo Domesticación

Salvador Contreras-Arquieta e Ingrid Alanis-Fuentes

Universidad Autónoma de Nuevo León
Facultad de Ciencias Biológicas
Laboratorio de Manejo de Vida Silvestre

Resumen

Se reporta la manifestación de inflorescencias anormales en 2 plantas de Mesadenus polyanthus (Orchidaceae), procedentes de 2 municipios distintos del Estado de Nuevo León, México, que eran observadas bajo condiciones de domesticación, junto con otras de la misma especie, estando cada planta en un recipiente individual, bajo un árbol conocido como framboyán, a la intemperie. Las causas son atribuidas al estrés del cambio de habitat. En la actualidad, ambas plantas florecen normalmente.

Introducción

Las plantas están colocadas en recipientes individuales, bajo un árbol que les provee sombra (90 % aproximadamente) en las horas de calor más intensas (entre las 10 y las 15 horas), en el patio de la casa del autor. Siempre están ahí, sin importar el clima, pues se ha observado que dicha especie crece tanto en ambientes húmedos como semiáridos.

Primer Caso

Fig. 1. Aspecto de la cañada en el Cerro de La Silla, Municipio de Guadalupe, y vista del habitat de la planta obtenida ahí.

En el sexto ascenso al Cerro de La Silla, llegando por la Colonia Rincón de la Sierra, en el Municipio de Guadalupe, Nuevo León, México, el 21 de junio de 2003, encontramos varias plantas creciendo sobre una gran roca en el sitio ubicado aproximadamente en 378050 E y 2834778 N, a una altitud de 920 msnm. El lugar se encuentra en una cañada situada en el lado oriental (NE) de la sierra a la que pertenece el cerro mencionado, el cual es húmedo y boscoso con respecto al lado poniente (SW), que es seco y con matorral espinoso predominante (Fig. 1).

Fig. 2. Ejemplar obtenido de M. polyanthus mostrado in situ, en el Cerro de La Silla, Guadalupe.

Dicho lado es dominado por los encinos (Quercus), aunque hay también nogales silvestres (Juglans) y otros árboles (Platanus, Arbutus) y arbustos espinosos, que cambian en presencia o abundancia según aumenta la altitud. Como las plantas se veían un poco diferentes de las que teníamos de M. polyanthus y eran las primeras en parecernos orquídeas en el área, nos llevamos unas (Fig. 2) para cultivarlas en la casa y ver cómo florecerían (pues no tenían inflorescencias).

Fig. 3. Etapas de crecimiento de M. polyanthus del Cerro de La Silla, Guadalupe, N.L., durante el 2004.

Fig. 4. Etapas de floración de M. polyanthus del Cerro de La Silla, Guadalupe, durante 2005 (A), 2006 (B y C) y 2009 (D).

Floraciones. En enero de 2004 comenzó a crecerle una inflorescencia (Fig. 3-A) a las plantas; muy lentamente se desarrolló; en septiembre parecía una araña emergiendo de entre sus hojas (Fig. 3-B); en octubre se mostraba más (Fig. 3-C); en diciembre parecían haberse secado las flores (Fig. 3-D); en marzo de 2005 estaba totalmente seca la inflorescencia (Fig. 4-A). Al final de 2005 y principio de 2006 comenzaron a desarrollarse 2 inflorescencias en la fecha fecha normal (Fig. 4-B), pero una no terminó su desarrollo y no mostró flores, mientras que la otra sí creció, pero de pronto se interrumpió, cuando medía varios centímetros; en junio, esta inflorescencia tenía lo que parecían hojas en ella (Fig. 4-C), eran las brácteas agrandadas y ensanchadas, a modo de pequeñas hojas. En 2007 y 2008 no floreció. Durante el 2009, todo su ciclo fue normal (Fig. 4-D). En este 2010 tienen en desarrollo 2 inflorescencias que aparentemente serán normales.

Segundo Caso

Fig. 5. Uno de los encinos en el Cañón de Mojarras, en la Sierra Picachos, Municipio de Dr. González.

Fig. 6. Ejemplar obtenido de M. polyanthus mostrado in situ, en la Sierra Picachos, en el Cañón de Mojarras, Dr. González.

La segunda planta que mostró la misma malformación fue obtenida el 19 de febrero de 2005, en la Sierra Picachos, en el Cañón de Mojarras, Municipio de Dr. González, Nuevo León, México. Una loma baja y un montículo grande y alargado de rocas formaban un pasaje a modo de pequeño cañón (aproximadamente en 425171 E y 2873087 N, con altitud de 403 msnm). Tenían vegetación formada por matorral espinoso y algunos encinos (Quercus), mientras que en el pasaje sólo había encinos (Fig. 5), lo que indica que es más húmedo que las lomas que lo conforman. Tan húmedo y protegido del viento es, que las plantas de M. polyanthus frecuentemente conservan las hojas cuando están floreciendo, lo que no se ha visto hasta el momento en todos los demás sitios donde se han encontrado plantas de la especie. En el sitio había varias plantas creciendo en las rocas de las paredes del pasaje y en algunas situadas en la parte media del mismo; se obtuvo una con flores (Fig. 6).

Fig. 7. Etapas de floración de M. polyanthus de la Sierra Picachos (Dr. González) durante 2006 (A), 2007 (B), 2009 (C) y 2010 (D).

Floraciones. En 2005 las flores de esta planta fueron normales, como se aprecia en la Fig. 6. En 2006 no abrieron las flores en la fecha normal y en junio se mostraba como el ejemplar mencionado arriba (Fig. 7-A), comenzando a secarse la inflorescencia en julio. En 2007 se repitió la malformación; en julio tenía como hojas pequeñas en la punta de la inflorescencia (Fig. 7-B). En 2008 no floreció. En 2009 y 2010 floreció normalmente (Fig. 7-C) (Fig. 7-D), sólo que esta vez, fueron 2 inflorescencias y la causa es que ya son 2 plantas independientes.

Causas posibles. Se han obtenido varios ejemplares de diferentes especies en diferentes Municipios y sitios en el Estado de Nuevo León. En el caso particular de M. polyanthus, se realizó así para ver cómo florecían, ya que se encontraban plantas que tenían hojas diferentes (muy notorio o poco) y se sospechaba podrían ser especies distintas. Entre las plantas de esta especie sólo 2 de ellas han mostrado las malformaciones, que al ser temporales, pueden deberse al estrés producido por el cambio climático, pues creciendo fuera de su habitat natural y conservando el suelo donde crecían, sus condiciones de temperatura y humedad sí son distintas a las normales en sus habitats. Quizá esas 2 plantas tenían deficiencias o eran más susceptibles. Finalmente, las plantas volvieron a florecer normalmente en fecha y apariencia, cuando superaron las causas; es decir, ya se adaptaron a las nuevas condiciones.

Una recomendación importante cuando se presenten desarrollos anormales, es que se debe conservar la o las estructuras. Por la inexperiencia del autor, no se hizo así y sólo se tienen las fotos del segundo caso, lo que impidió hacer un examen minucioso para la comparación de las causas y efectos.

Copyright © 2010 Salvador Contreras-Arquieta e Ingrid Alanis-Fuentes